Cómo lavar y fregar botellas y pajitas reutilizables

Reciclar y reutilizar son dos conceptos que a todos nos ayudan para mejorar el medio ambiente y de paso, nuestra economía. Es fundamental reducir la cantidad de plástico desechable utilizado todos los días. Apostemos por vasos, botellas, frascos y pajitas que se puedan lavar y luego reutilizar. Pero para que esto funcione y tengamos una vajilla lavable en condiciones hay que tener algunos conceptos claro, y aquí, en botellerosweb.com, te lo explicamos.

Cómo limpiar y lavar pajitas y cañas reutilizables

En cualquier tienda, puedes comprar pajitas o cañas reutilizables de vidrio, acero inoxidable, silicona y bambú. Cada material ofrece un aspecto y una sensación únicos en la boca. Lo mejor que puedes hacer si las usas mientras estás fuera de casa, por ejemplo en un pub o un bar, es un enjuague sosteniéndolo bajo un grifo abierto, cuando ya no la vayas a usar más. Todavía necesitará una limpieza a fondo cuando llegues a casa, eso sí.

Para lavarlas en casa, pon en el fregadero, con el tapón puesto, un poco de jabón para platos con agua caliente y remueve todo hasta que se haga espuma. Algunas pajitas o cañas se pueden lavar en el lavavajillas, otras solo se pueden lavar a mano. Lee siempre las instrucciones del fabricante, ya que ahí te indicará donde se pueden fregar.

El agua del lavavajillas no siempre puede llegar a todas las superficies internas, especialmente en las pajitas con una curva. Puedes usar limpiapipas, si los encuentras del tamaño correcto, para eliminar los desechos internos que hayan podido quedar dentro. De lo contrario, sumerge la pajita en agua y bicarbonato de sodio y luego continúa con el lavado. Termina enjuagándolo con agua caliente y déjalo secar en posición vertical en un vaso o escurridor de platos limpio.

Cómo limpiar y lavar botellas de agua

La mayoría de botellas de agua son más fáciles de mantener limpias que las pajitas porque pueden ir directamente al lavavajillas. La mayoría se puede meter en el lavavajillas, pero por si acaso, consulta también las instrucciones del fabricante. Incluso si la botella solo se usa para agua, aún puede albergar bacterias peligrosas debido a la humedad que se genera dentro. Idealmente, las botellas deben limpiarse a fondo después de cada uso; pero lávalos cada dos días. Como mínimo, retira la tapa entre usos para que la botella tenga tiempo de respirar y secarse.

Materiales de construcción para las botellas, existen mucho y diferentes, pero se como sea tu botella, de vidrio, de acero inoxidable o de plástico duro, la limpieza es la misma. Usa un cepillo para biberones y agua tibia con jabón para llegar a cada rincón del interior de la botella.

Mira que llegues bien a todas las partes, sobre todo a los pliegues del cuello de la botella, ya que por su forma, puede quedar residuos y suciedad. El agua caliente y el detergente para platos también ayudarán a eliminar el aceite y la suciedad tanto por la parte interior como en la parte exterior.

Deja un comentario